Efectos Antivirales, Antibacterianos y Antifúngicos de EGCG (epigalocatequina-3-galato)

Nutrición y cáncer
abril 11, 2022
Lupus, la enfermedad de la mariposa
mayo 9, 2022

Históricamente las enfermedades infecciosas causadas por virus han amenazado seriamente la salud humana a nivel mundial. Los virus han sido responsables no solo de las infecciones agudas, sino también de muchas enfermedades infecciosas crónicas. Para prevenir enfermedades causadas por virus, el descubrimiento de medicamentos antivirales efectivos, además del desarrollo de vacunas ha sido de vital importancia (2).

La EGCG (epigalocatequina-3-galato) es la principal y la más abundante catequina del té verde (Camelia sinensis), la cual posee actividades antivirales contra una amplia gama de virus de ADN y virus de ARN.  El EGCG parece más propenso a inhibir la etapa temprana de las infecciones, como la unión, la entrada y la fusión de la membrana, al interferir con las proteínas de la membrana viral (1).

Respecto a las propiedades biológicas de EGCG  se le atribuye un amplio espectro de actividades antivirales contra los virus del ADN como el virus del herpes simple, adenovirus, virus del papiloma humano y el virus de la hepatitis B y contra virus de ARN como el virus de la hepatitis, virus del Zika, virus del dengue, virus del Nilo Occidental, virus Chikungunya y virus reproductivos y respiratorios porcinos, así como el virus de la inmunodeficiencia humana, virus del Ébola  y el virus de la influenza (1) entre otros.  Incluso estudios recientes han demostrado actividad antiviral de EGCG ante el virus SARS-Cov-2 causante de la COVID-19 al inhibir su replicación.

Las bacterias son los seres más antiguos de la Tierra y están presentes en casi todas partes: en el aire, el agua, el suelo y el polvo. Hay registros de enfermedades causadas por bacterias patógenas desde el año 3000 A.C. Algunas han cobrado millones de víctimas y provocaron problemas humanitarios y económicos sin precedentes en muchas naciones.

Actualmente, las enfermedades infecciosas agudas causadas por bacterias patógenas especializadas como la difteria, tétanos, peste, cólera o la tosferina, que representaban la principal causa de muerte a principios del siglo XX, han sido controladas gracias a la acción de los antibióticos y de las vacunas. Sin embargo, el uso abusivo de antibióticos ha generado una resistencia a estos por lo que la búsqueda de nuevas alternativas naturales está tomando cada vez más interés.

Se ha demostrado que EGCG tiene varias actividades antibacterianas, limitando el crecimiento y la invasión bacteriana y actuando en sinergia con los antibióticos β lactámicos. EGCG además de tener propiedades antibacterianas directas, puede disminuir la invasión bacteriana debido a la inhibición de las actividades de la gelatinasa bacteriana. EGCG también ha demostrado ser capaz de inhibir la resistencia multifarmacológica de algunos mamíferos. Además, EGCG puede actuar en sinergia con las penicilinas y modular la resistencia de los estafilococos resistentes a la meticilina (3). EGCG muestra una fuerte actividad antibacteriana contra las bacterias Gram-positivas y Gram-negativas (4).

Debido al uso de medicamentos más modernos e intervencionistas y a un mayor número de pacientes inmunodeprimidos, la incidencia de infecciones fúngicas invasivas está en aumento. Se ha informado que más de 600 hongos diferentes infectan a los humanos, que van desde infecciones comunes hasta fatales y cada año se infectan miles de millones de personas (5).

El problema con los antifúngicos disponibles actualmente no es la actividad antimicótica existente; sino los efectos secundarios potenciales de las diferentes clases de medicamentos, ya que la mayoría de ellos son nefrotóxicos o hepatotóxicos. Por lo tanto, es deseable desarrollar y probar compuestos de la naturaleza con efectos menos tóxicos (5).

Los efectos antifúngicos del EGCG se han estudiado principalmente contra levaduras como Candida spp. sugiriendo que el EGCG podría usarse como agente o adyuvante para la terapia antifúngica en la candidiasis (5).

El EGCG se ha probado individualmente y en combinación con agentes antifúngicos (anfotericina B, fluconazol) presentando inhibición en el crecimiento de diferentes cepas de referencia que indican efectos aditivos o sinérgicos.

EGCG Inmuno Complex contiene como ingrediente principal EGCG (epigalocatequina-3-galato) destacado por su calidad y alto grado de pureza (85%) el cual en conjunto con otros fitofármacos con actividad antiviral, antibacteriana y antifúngica dan como resultado una fórmula con importantes propiedades anti-infecciosas.

CONSULTAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Kaihatsu, K., Yamabe, M., & Ebara, Y. (2018). Mecanismo de acción antiviral de la epigalocatequina-3-O-galato y sus ésteres de ácidos grasos. Moléculas (Basilea, Suiza), 23(10), 2475. https://doi.org/10.3390/molecules23102475
  2. Xu, J., Xu, Z., & Zheng, W. (2017). Una revisión del papel antiviral de las catequinas del té verde. Moléculas (Basilea, Suiza), 22(8), 1337. https://doi.org/10.3390/molecules22081337
  3. Sudano Roccaro, A., Blanco, A. R., Giuliano, F., Rusciano, D., & Enea, V. (2004). La epigalocatequina-galato mejora la actividad de la tetraciclina en los estafilococos al inhibir su eflujo de las células bacterianas. Agentes antimicrobianos y quimioterapia48(6), 1968–1973. https://doi.org/10.1128/AAC.48.6.1968-1973.2004
  4. Kitichalermkiat, A., Katsuki, M., Sato, J., Sonoda, T., Masuda, Y., Honjoh, K. I., & Miyamoto, T. (2020). Efecto del galato de epigalocatequina sobre la expresión génica de Staphylococcus aureus. Revista de resistencia antimicrobiana global22, 854–859. https://doi.org/10.1016/j.jgar.2020.06.006
  5. Steinmann, J., Buer, J., Pietschmann, T., & Steinmann, E. (2013). Propiedades antiinfecciosas de la epigalocatequina-3-galato (EGCG), un componente del té verde. Revista británica de farmacología168(5), 1059–1073. https://doi.org/10.1111/bph.12009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat