19 de octubre. Día Internacional de lucha contra el Cáncer de mama.
octubre 19, 2022
¿Y por qué Bacillus coagulans?
noviembre 7, 2022

La termogénesis  es la capacidad de generar calor en el organismo debido a las reacciones metabólicas. La disipación / pérdida de calor por diferentes factores (contacto con el aire, con objetos, transpiración corporal) equilibra esta generación interna dando lugar a una homeostasis térmica (equilibrio térmico o termorregulación). El ser humano alcanza un valor estático de aproximadamente 37 °C (3,8).

Mantener una temperatura óptima para realizar las reacciones enzimáticas críticas es crucial para la vida de un organismo. Esta producción de calor es un proceso que contribuye al equilibrio energético de todo el cuerpo mediante el uso de la energía química almacenada en los alimentos para generar calor. El proceso termogénico resulta en alteraciones en los niveles de moléculas de almacenamiento de energía como la glucosa y los lípidos en la circulación, así como en los tejidos que los almacenan o utilizan (2).

El cuerpo consume energía y genera calor mediante varios mecanismos termogénicos:

Termogénesis obligatoria (metabolismo basal). Son los procesos básicos que el cuerpo necesita para cumplir con sus funciones vitales (respiración, actividad cardiovascular, hepática, inmune, endócrina, SNC, etc.). Representa un 60-70% de los procesos termogénicos del cuerpo humano (6).

Termogénesis inducida por el ejercicio. En las personas que tienen un estilo de vida activo, la termogénesis inducida por el ejercicio puede representar hasta un 50% de su gasto energético total, mientras que en las personas sedentarias podría representar solo el 10% (6).

Termogénesis adaptativa. Es la producción de calor en el cuerpo que se genera como respuesta a la termorregulación del organismo.

  • Termogénesis con temblor es una forma de generar calor que se detona debido a la sensación de frío en la piel. Los temblores se presentan en la quijada y en los músculos del tronco y extremidades.
  • Termogénesis no temblorosa, en este proceso el tejido adiposo marrón (*) es indispensable. Cuando se activa porque el organismo necesita calor, se consumen grandes cantidades de lípidos y glucosa (1).

Esta clase de termogénesis también puede ser estimulada por una alimentación baja en calorías.

(*) Los adipocitos marrones se caracterizan por presentar un gran número de mitocondrias (lo que les da su color característico) y cumplen una función termogénica, es decir que son grandes productores de calor (7).

Termogénesis inducida por la dieta. Aproximadamente el 10% del gasto energético diario se debe a las actividades de digestión de alimentos, su absorción, distribución y almacenamiento de los nutrientes generados (6).

Estas operaciones se realizan en las mitocondrias de las células, las mitocondrias generan continuamente moléculas de energía. Si la energía contenida en el cuerpo humano (en forma de grasaproteína y glucógeno) no se ve alterada,  la energía entrante es igual a la que sale, y por lo tanto se produce un equilibrio energético (3).

En la obesidad, donde se presenta una acumulación excesiva de grasa en el tejido adiposo, se asocia con un desequilibrio en el balance energético. Bajo esta condición, se ha demostrado que el consumo de energía de la dieta es mayor al gasto energético (4). La termogénesis puede ser inducida por la dieta (consumo de alimentos con capacidad termogénica) o por la inclusión de suplementos alimenticios termogénicos.

Algunos compuestos que se encuentran en los alimentos y que tienen la capacidad de activar la termogénesis son (4): Catequinas de té verde (EGCG), Resveratrol, Curcumina, Quercetina, Ácidos grasos Omega 3, Capsaicina, Ácido clorogénico, Extracto de pimienta negra (Bioperine®), entre otros. Nuestras fórmulas EGCG Inmuno Complex y VITAL están formuladas con ingredientes termogénicos de alta calidad y grado de pureza.

Fuentes de Consulta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat